Terapia de pareja

Terapia de pareja

La terapia de pareja sirve para solucionar los conflictos, superar las crisis y reforzar las fortalezas de la pareja. Es una herramienta para que la relación vea la luz cuando parece que ya se ha apagado, o para cuando cada vez te sientes peor con tu pareja.

La terapia sirve para que la pareja alcance un mayor entendimiento, conexión, intimidad y respeto. Cuando la pareja llega a consulta, el primer paso será hacer una evaluación exhaustiva del problema a fin de obtener toda la información necesaria del origen, el mantenimiento y las consecuencias de las áreas del conflicto. Después se debate abiertamente con la pareja la explicación del problema, se fijan los objetivos terapéuticos y se inicia el tratamiento.

Los problemas más comunes de las parejas son:

  • La comunicación: Es uno de los objetivos terapéuticos más comunes ya que es muy habitual que en pareja no expresemos nuestras emociones de una manera asertiva y fácilmente se salte con reproches o acusaciones.

  • La sexualidad: La rutina hace estragos y las parejas que atraviesan crisis terminan alejándose de la sexualidad

  • El ocio compartido, la afectividad y el refuerzo

  • Los acuerdos y las negociaciones para resolver conflictos: En muchas ocasiones se entrena a la pareja en habilidades de negociación para que lleguen a acuerdos con respecto a temas como la educación de los hijos, la familia extensa, la economía o las tareas domésticas

  • Cuando ocurren infidelidades o ambos miembros se sienten traicionados se trabaja para gestionar la ruptura de la confianza y la toma de decisiones

Preguntas frecuentes

El terapeuta de pareja es una figura neutral, un aliado de la pareja que no está ni a favor del uno ni del otro. Lo usual es que las parejas ante un conflicto adopten una postura defensiva o la solución equivocada, produciéndose un atrincheramiento. Por ello es tan beneficiosa la figura del profesional que no juzga, sino que orienta a la pareja hacia soluciones y puntos de encuentro

En muchas ocasiones, uno de los miembros de la pareja tiene resistencias a acudir a terapia. En estos casos recomiendo a la persona que acude empezar la terapia puesto que, si una persona empieza a generar cambios, la pareja puede notarlos y motivarse a venir

La terapia de pareja en su primera fase de evaluación combina sesiones individuales y de pareja. En la mayoría de los casos, se concierta una cita individual con cada uno de los miembros. Esta sesión es necesaria para analizar los factores tanto individuales como de la pareja que están influyendo en el problema, para poder tener una comprensión profunda del problema. Tras la primera sesión individual, se reúne de nuevo a la pareja en sesiones conjuntas. Cuando es necesario, también se trabaja a nivel individual ciertos aspectos personales de cada miembro de la pareja.
La gran mayoría de las parejas que acude a terapia de pareja reporta una mejora en su relación. La terapia de pareja supone un acercamiento emocional con la pareja que proporciona satisfacción y paz. El pronóstico dependerá del caso, de los esfuerzos de la pareja y de la motivación de cambio.

Aunque el principal objetivo de la terapia de pareja consiste en salvar la relación y lograr que esta sea satisfactoria para ambos miembros, hay veces que las parejas, durante el proceso terapéutico, deciden que lo mejor es una separación. En estos casos la terapia ayuda a que la separación sea lo más fácil posible atenuando los posibles conflictos que puedan aparecer, sobre todo en el caso de haber menores implicados.