Terapia de grupo

Terapia de grupo

La terapia de grupo es una técnica de psicoterapia muy útil y que puede ser complementaria a la psicoterapia individual. Consiste en juntar a varias personas que tienen en común el estar atravesando una misma problemática. Va destinada a que los miembros del grupo tengan una red de apoyo propia al conocer a otras personas que experimentan problemas similares.

Entre los beneficios de la terapia de grupo encontramos:

  • La persona puede ver que hay otras personas que están atravesando una situación parecida

  • Ofrece un marco de acompañamiento y una red de apoyo social importante

  • Permite que las personas puedan entender mejor su problema y que a su vez se sientan más comprendidas

  • En ocasiones las personas se sienten inspiradas por los testimonios de otros e inician cambios

  • Es una fuente de información importante en donde los miembros del grupo pueden compartir recursos

Entre las temáticas más comunes de los grupos terapéuticos que manejamos se encuentran:

  • Problemas de pareja

  • Depresión y ansiedad

  • Dolor crónico

  • Duelo

  • Obesidad

  • Embarazo y posparto

  • Escuela de padres

  • Habilidades sociales

Preguntas frecuentes

La duración de una terapia es muy variable, muchos pacientes tienen mejoras significativas tras los tres/seis meses de terapia mientras que otros necesitan más tiempo. La duración dependerá de lo arraigado que esté el problema y de las estructuras de personalidad que tenga el paciente. Otros factores importantes son las resistencias y capacidad de cambio del paciente, su implicación en la terapia, el apoyo social y las circunstancias que esté viviendo a su alrededor.

Hay personas que tienen estructuras muy fuertes y aunque vengan con medicación, con cuadros depresivos e ideas suicidas salen del problema de forma sorprendente.

Sin embargo, hay otras personas que porque no están preparadas o simplemente su forma de avanzar es poco a poco pueden estar un año y de repente progresar como por arte de magia y conseguir no que necesitaban.

Cada proceso psicoterapéutico tiene una duración determinada y esta depende de cómo de profundo sea el problema, de la capacidad de cambio y del compromiso de la persona con respecto a la terapia entre otros factores. El acudir a las sesiones regularmente, así como el seguir las indicaciones del terapeuta y realizar los ejercicios entre sesiones es un buen indicador del éxito en terapia.

Una terapia consta de varias fases:

  • Primero, hay una fase de evaluación donde se recoge toda la información necesaria para hacer un mapa del problema que permita dar una explicación a la persona, establecer los objetivos terapéuticos y plantear un esquema de tratamiento.
  • En el tratamiento se trabaja con las emociones, los comportamientos y los pensamientos a fin de mejorar nuestro mundo interior y las relaciones con los demás.
  • Una vez conseguidos los objetivos, se le da el alta a la persona con posibilidad de realizar sesiones de refuerzo cuando sea necesario.