Hipnosis

¿Qué es la Hipnosis?

La hipnosis es un estado de consciencia en el que las personas sentimos una mayor relajación y concentración, desde el cuál es mucho más fácil acceder a trabajar con las emociones de manera profunda.

La hipnosis, junto con la meditación, es una de las vías magnas de acceso al inconsciente, trabajadas desde hace milenios. En concreto, la hipnosis clínica nos permite acceder a los recuerdos, sensaciones o pensamientos limitantes, y modificarlos para que los podamos experimentar de otra manera. Esto nos permite cambiar, modificar o se minimizar la intensidad de esa sensación, emoción o pensamiento limitante que atormente al paciente.

Por supuesto, como toda herramienta terapéutica, es necesario enmarcar la hipnosis dentro de un plan de acción terapéutico, en el que haya un proceso de evaluación que nos sirva para diseñar un tratamiento específico, en el cuál la hipnosis se combine con otras herramientas terapéuticas adecuadas, creando un plan personalizado y flexible para cada caso.

Si estás interesado en la terapia con Hipnosis Clínica, en Biosense Terapia te atendemos en informamos de todo.

Para conocer las diferencias entre las diferentes hipnosis puedes ir al siguiente enlace: Hipnosis de contenido vs de flujo

Apostamos por la hipnosis integrada con otras técnicas por sus innumerables beneficios:

  • Mejora los resultados de los diferentes técnicas y enfoques terapéuticos.

  • Acelera los procesos terapéuticos

  • Mejora la relación terapéutica

  • Aumenta los estados de relajación

  • Estimula la creatividad y la memoria

  • El primer regalo de la hipnosis en terapia es el de la relajación profunda. La mayoría de las personas con las que hemos aplicado la hipnosis refieren haberse sentido muy relajados y haber experimentado una sensación muy agradable.

Además, moviliza de forma contundente los bloqueos producidos por:

  • Miedo
  • Vergüenza
  • Culpa
  • Rabia
  • Impotencia
  • Tristeza

Con lo que es de gran ayuda en:

  • Duelos
  • Fobias
  • Ansiedad
  • Obsesiones
  • Agresividad
  • Evitación
  • Pasividad

Mitos y realidades sobre la Hipnosis

La hipnosis no pertenece al campo de la psicología científica. Quienes la practican suelen ser charlatanes, curanderos o gente del espectáculo. Las personas que mejoran con ella son crédulos, ignorantes y “dependientes”.

Realidad:

La hipnosis acompaña desde el inicio a la Psicología en su fundación como ciencia. Además, se da formación en hipnosis en las universidades de todo el mundo a psiquiatras, médicos y psicólogos.

La hipnosis puede dejar a una persona “enganchada” en un trance, de forma que al no poder salir del “estado hipnótico”, quedaría mermada su voluntad o se convertiría en un demente.

Realidad:

A día de hoy no se conoce ningún caso con el que se pueda confirmar esta afirmación. Las personas entran y salen del estado hipnótico sin dificultades. Algunas personas deciden quedarse más tiempo y no siguen las indicaciones del terapeuta porque se encuentran “muy a gusto”.

La hipnosis puede explicitar o agravar psicopatologías “latentes” de la persona. Incluso puede desarrollar alteraciones psíquicas en los individuos sanos. Los individuos con problemas psicopatológicos  pueden empeorar con la hipnosis.

En realidad no existe ninguna evidencia científica de que la hipnosis pueda generar algún tipo de psicopatía o de alteración psicológica permanente. 

La hipnosis provoca un “estado” similar al del sueño, en el que la persona muestra unas características especiales. Si no se alcanzan tales características, la persona no está hipnotizada. Sólo se puede estar en esa situación especial si se ha recibido un método de inducción hipnótica.

La hipnosis no es un estado de sueño. Aunque se ha defendido que no es un estado diferente al de vigilia por una parte de la psicología científica, se ha comprobado mediante imágenes obtenidas por resonancia magnética que en estado hipnótico se da una hipoactivación en varias áreas del lóbulo frontal.

La hipnosis elimina y anula el control voluntario de la persona. Ésta deviene en un autómata en manos del hipnotizador, por lo que puede cometer actos delictivos, antisociales, inmorales o que le llevan al ridículo social.

Esto no ocurre, aunque así parezca. En principio, el hipnotizado sigue las instrucciones del profesional o del “mago” en los shows, pero la persona sale de inmediato en cuanto una sugestión no le cuadra con sus esquemas morales o sociales.

En las hipnosis de espectáculo, las más conocidas, los voluntarios van siendo desalojados del show cuando no aceptan las sugestiones del artista. 

La hipnosis provoca reacciones inusuales, excepcionales y casi mágicas en las personas.

Sí es cierto que se dan reacciones inusuales, pero estas no son mágicas y siempre tienen una explicación científica. Además, estás mismas reacciones se pueden obtener fuera del estado hipnótico.

La hipnosis como terapia (hipnoterapia) es sumamente útil, rápida y eficaz, tanto que no exige ningún esfuerzo por parte del cliente para cambiar su comportamiento. Sin embargo, sólo las personas muy susceptibles pueden beneficiarse de ella.

La hipnosis es una herramienta que es conveniente utilizar dentro de un programa multicomponente. También sería conveniente que el terapeuta trabajase desde un enfoque terapéutico integrado con la hipnosis.

Por otro lado, es necesario el compromiso y el esfuerzo por parte del paciente en cualquier tipo de terapia, se utilice o no la hipnosis.

En lo referente al grado de sugestionabilidad, incluso las personas que no parecen tener ese grado de profundidad al aplicar la hipnosis se benefician de los estados despiertos o de trance ligero consiguiendo beneficios comprobables.

Los mitos están extraídos del libro “hipnosis” de Antonio Capafons

Preguntas frecuentes acerca de la Hipnosis

Es increíble que a estas alturas se siga haciendo esta pregunta. Esto es debido a que los trances profundos que experimentan la personas en hipnosis de espectáculo han sido a veces hechas con actores.

La razón es simple: No todo el mundo puede entrar tan rápido en trance profundo. Algunos hipnotizadores han contratado actores o han incluido personas que han hipnotizado en otras ocasiones en sus shows. Pero esto no suele ser así y la mayoría de estos artistas trabajan con una muestra de personas real y todo lo que se ve en el espectáculo es verdad.

Sin embargo, sorprende que la mayoría de las personas, e incluso profesionales, se pregunten si esto es verdad. Muchos profesionales no son capaces de desarrollar estos estados en consulta, ya que es mucho más difícil en consulta, y piensan que es mentira.

Para que la cuestión quede clara: la hipnosis es verdad y todos los fenómenos hipnóticos son una realidad.

Categóricamente no. Si esto fuera así de fácil, cualquier hipnotizador te solucionaría todos tus problemas en un segundo y esto es IMPOSIBLE de hacer.

La tristeza y los nervios tienen un origen multifactorial y complejo. Se necesita tiempo, conocimiento y oficio para poderte adaptar a los tiempos y problemática particular de cada caso.

Si te prometen algo rápido e instantáneo: ES MENTIRA. Además, es probable que te encuentres ante un “aprendiz de brujo”.

Esto pasa en diferentes terapias, como las de terapia breve estratégica o de aceptación y compromiso, y en general es debido a que la persona tan solo necesitaba un empujón. Puedes estar seguro de que no fue por la hipnosis.
No, eso no ocurre. A veces, alguna persona me ha preguntado si podría decirle a alguien bajo hipnosis que le de todo su dinero. Os aseguro que hay muchos hipnotizadores pobres y no conozco ninguno rico.

De hecho, las personas salen de trance cuando les indican que hagan algo que no quieren o no están preparadas para hacer. Un ejemplo es cuando te piden que bajo hipnosis les des poder para dejar una relación tormentosa y cuando salen del trance no lo hacen, sin embargo, si han dejado de pelear en el trabajo con sus jefes y compañeros por medio de un trabajo hipnótico.

Otras veces, personas que querían experimentar fenómenos hipnóticos delante de los demás lo han hecho, pero cuando se lo he vuelto a sugerir me han dicho que no porque lo querían hacer en grupos pequeños, pero no grandes.

Resumiendo, lo que sale en “Trance” la película de Dany Boyle es como lo de Los Vengadores: espectáculo y ficción. La hipnosis no te va a obligar a hacer nada para lo que no estés preparado/a, pero sí que puede ayudarte a trabajar tus emociones y conflictos para llegar a ese punto en el futuro.

Se puede conseguir la desaparición de un síntoma, pero no se llega al origen. Me explico; si le dices a alguien que está quedándose calvo que se restriegue excremento y sustancias asquerosas por su cuero cabelludo, quizás se resigne a ser calvo antes de hacer algo que le resulta vomitivo y que no está dispuesto a aceptar.

El problema es que en la resignación hay impotencia, nos “conformamos” con la realidad, pero se sigue deseando ser otro. En realidad, habrá que tratar esta resignación, ver por qué la persona no se acepta. Ese es el trabajo de la terapia. La calvicie es algo en lo que la persona se fija, pero que parte de una no aceptación de su persona. Es un síntoma, pero no el problema de fondo.

Tratar los síntomas sin buscar los orígenes es como encender la estufa al tener frío. Puede parecer una buena idea, pero primero deberías ver si estás desnudo, si están las ventanas de la habitación abiertas, o si al lado de la estufa hay latas de gasolina. Pongamos un ejemplo: si conseguimos que alguien deje de fumar, parecerá que hemos hecho un gran trabajo… pero a lo mejor esa persona utiliza el fumar para manejar su ansiedad, y al dejarlo, como método de compensación, empieza a tener discusiones con sus superiores, o con sus familiares, o se pone a jugar más, o a consumir otros estupefacientes… quizás de momento es mejor dejar que la persona fume, y trabajar mientras el problema de fondo. Y no, esto no es una exageración, porque pasa más a menudo de lo que podría parecer.

¿QUIERES APRENDER LAS DIFERENTES TÉCNICAS DE HIPNOSIS? INFÓRMATE: