¿INCOMPATIBILIDAD SEXUAL O FALTA DE CONEXIÓN Y DE TRABAJO?

Incompatibilidad sexual

En consulta, encontramos a muchas parejas que llevando años juntas nunca han sido compatibles en la cama, uno de los dos o ambos nunca se han sentido realizados. También hay otras que al principio tenían relaciones satisfactorias y después se han ido apagando por la rutina y el acomodamiento.

Lo que está claro es que, en contra del falso mito de que el deseo ha de ser espontáneo, el deseo ha de trabajarse y alimentarse pues de lo contrario con el paso de los años y la convivencia tiende a decrecer. Además, el deseo sexual es especialmente delicado en la mujer porque una mujer necesita seducción, sorpresa y un “calentamiento” mucho más continuo que un hombre. Es normal que, con una pareja de larga duración, la mujer empiece a sentir la excitación y el deseo una vez que ha comenzado el encuentro, las caricias, los besos, etc. Está claro que, aunque cada persona es un mundo y en cuanto a sexualidad un universo, la sexualidad femenina es diferente de la masculina. Es imprescindible conocer estas diferencias para evitar caer en la frustración y en las expectativas poco realistas.

Hablando de expectativas, en consulta tenemos numerosos casos de parejas que intentan superar una infidelidad. Mujeres y hombres que están intentando reparar y trabajar la vida sexual en sus matrimonios nos preguntan: ¿Seré capaz de sentir con mi marido/mujer lo mismo que con mi amante?. Aquí hemos de ser realistas: Nunca la excitación, novedad o morbo de una relación de amantes puede equipararse a una relación de convivencia, pero aquí tenemos que poner sobre la balanza y pensar: ¿Qué pesa más?, ¿buscar esos momentos de placer clandestino de máxima excitación?, ¿trabajar con mi pareja para generar toda la novedad, sorpresa y excitación que podamos disfrutando además de todo lo que nos puede aportar la pareja?. En estos casos, es importante que nos planteemos el que buscamos: ¿paz, tranquilidad y serenidad trabajando para mejorar el sexo?, ¿el camino rápido, el riesgo a ser pillados? Es una cuestión de prioridades, valores, madurez y, sobre todo, es una decisión personal.

Vamos a hablar de aquellas parejas que sienten que jamás se han entendido en la cama y que muchas veces se mantienen porque son grandes amigos y porque las otras áreas de la convivencia son positivas. En estas parejas puede haber infidelidad o conformismo y sobre todo suele haber una falta de trabajo y una falta de comunicación en el ámbito sexual notable. ¿Tenemos que conformarnos si sentimos que lo que le gusta a nuestra pareja no le hace ninguna gracia?, ¿Qué hacer si en la cama somos un equipo desincronizado o arrítmico?.

Veremos algunas pautas fundamentales para trabajar la compatibilidad con nuestra pareja en la cama:

Lo primero es conocerse a uno mismo: Saber que nos gusta y que nos apetece y para ello es importante que hayamos explorado nuestro autoerotismo. Aquí cada persona puede desarrollar su mundo de fantasía, ahí donde podemos hacer lo que queramos, este campo privado y creativo que no siempre tiene que trasladarse a la vida real y es tremendamente útil para “sexualizarnos” y ayudarnos a generar deseo. La cultura del porno al ser tan fácil y explícita nos coarta la imaginación por lo que en terapia siempre recomendamos literatura y películas eróticas. Otro aspecto individual importante es estar a gusto con nuestro propio cuerpo, es decir, cuidarnos, hacer deporte, alimentarnos bien, etc. Muchas personas tienen problemas en la sexualidad por falta de autoestima y problemas de autoimagen.

Lo segundo es la comunicación sexual: Sorprendentemente, me encuentro todos los días en consulta que parejas que se declaran insatisfechas sexualmente nunca se han preguntado que es lo que les gusta y les excita. Son totales desconocidos en la cama que jamás se han guiado con paciencia para aprender los senderos del placer del otro. ¿Y cómo vamos a saber lo que al otro le gusta si no nos lo dice y no somos adivinos?: ¡Tenemos por tanto que preguntar, jugar, explorar, guiar y ser guiados, esta es la clave para aprender a sincronizarnos!

Lo tercero es la práctica y esto conlleva paciencia, ensayo y error: Para practicar necesitamos paciencia, compromiso y amor pues las primeras veces va a ser necesario afrontar la frustración con altas dosis de humor y comprensión. Podemos desanimarnos y pensar “si con esta otra persona era tan fácil porque con él/ella parece todo tan complicado”, ante esto es importante ser conscientes del porque estamos con nuestra pareja y no con esa otra persona en particular. Aunque la sexualidad es importante, por si sola no puede cubrir y hacer subsistir una relación de pareja sana. Así que como es algo que se puede trabajar, ¡merece la pena dejar de lado las expectativas y disfrutar en el proceso!.

Lo cuarto es imaginación, novedad y sorpresa: En el primer punto hemos hablado de la importancia de las fantasías para estimular nuestro deseo. Si eres de los de “sota, caballo y rey”, te propongo que por el momento dejes el coito en un segundo lugar y enriquezcas tu vida erótica, hay infinidad de prácticas, caricias y juegos que puedes disfrutar. Además para poder disfrutar necesitamos relajarnos en la cama y para relajarnos es imprescindible jugar y reírnos. Te propongo el ejercicio de la caja de los deseos para que lo puedas proponer a tu pareja: Podéis utilizar cada uno una caja en donde metáis papelitos recortados con ideas, fantasías que os gustaría realizar con la pareja (aquellos que quieran simplificar pueden hacer listados y meterlos en un sobre), es importante ser realistas y dosificar; es decir, por mucho que tengamos una fantasía si sabemos que no entra dentro de los valores de nuestra pareja la dejaremos para nuestra imaginación. Han de ser ideas con las que ambos puedan sentirse cómodos. Cada semana uno de los miembros de la pareja acudirá a la caja o listado del otro para escoger una idea y prepararla para el fin de semana o entre semana si se tiene tiempo. A la semana siguiente, será el otro quien se encargue de seleccionar una idea de la pareja para hacerla realidad. De esta manera, ambos se comprometen a enriquecer la vida erótica y hacer cosas nuevas.

En quinto lugar, documéntate, lee sobre sexualidad con tu pareja. Hay numerosos libros acerca del deseo y la sexualidad que nos pueden proporcionar ideas. Investiga y experimenta, lo peor que os puede pasar es que os riáis y eso provoca complicidad, refuerza la intimidad y ¡es altamente terapéutico en todos los sentidos!.

INFORMACIÓN DE CONTACTO

  • +34 685 11 41 53

  • info@biosenseterapia.com

INSCRÍBETE EN NUESTRO CURSO DE FORMACIÓN

Biosense Techrapia

Pide una cita

Si quieres contactar conmigo o pedir una cita, por favor rellena el siguiente formulario, me pondré en contacto lo antes posible

Acepto la Política de Privacidad
El responsable del tratamiento de sus datos es:
ALEJANDRO GONZÁLEZ
NIF: 13937044x
Email: info@biosenseterapia.com
Teléfono: 685 11 41 53