Cansancio emocional y pandemia

cansancio emocional

Hablando con otros amigos psicólogos, nos hemos dado cuenta de que hemos tardado un año en empezar a recuperarnos del confinamiento y de todo aquello que nos ocurrió a raíz de la pandemia de Covid 19.

Observamos que mucha gente está como sin ganas de nada y va haciendo el mínimo de los esfuerzos. Nos sentimos cansados y este agotamiento nos ha llevado a dejar de hacer un montón de cosas.

Estamos hablando de cansancio emocional y a mi modo de ver, va a ser la enfermedad de este siglo.

Es una realidad, lo constatamos en terapia cada día. Las personas nos dicen que no pueden más, que están hartas y quieren que esto termine.

Hay mucha rabia, impotencia, falta de energía. La mayoría estamos así, aunque podamos pensar que estamos bien.

¿Cuál es la diferencia entre el cansancio mental y emocional?

En otra época de mi vida fui empresario y el cansancio que tenía era diferente, era un cansancio mental mezclado con cansancio emocional. Cuando sufres de cansancio mental, si sales y haces deporte y otras actividades,  se te pasa. Pero esto no funciona con el cansancio emocional.

A mí nunca me había pasado de tener tan poca energía. Yo solía salir al monte y hacía caminatas de cuatro o cinco horas.

Después de la pandemia sólo podía hacer ejercicio durante poco tiempo y de baja intensidad porque si no, me quedaba agotado para el resto del día. Mi capacidad para recuperarme físicamente era nula.

Conocer este factor es clave para la gente que hace deporte, porque va a ver que no puede rendir como lo hacía antes.

 

Cómo detectar el cansancio emocional.

Empecé a hacerlo como un experimento conmigo mismo y observé que cuando me tiraba en el suelo, inmóvil, notaba que recuperaba energía.

Cuando he hecho este ejercicio con mis pacientes he descubierto que hay dos tipos de personas:

– Las que como yo, notaban cansancio, pero después de permanecer inmóviles  recuperaban energía.

– Las que cuando se echaban empezaban a sentir tristeza. En esos casos nos centrábamos en trabajar la tristeza.

¿Porqué nos ha cansado tanto el Covid?

1.- Expectativas no alcanzadas.

Todos creíamos que con las vacunas esto tenía los días contados, pero la normalidad no llega, no hay fecha para que esto termine y las soluciones no han sido tan efectivas. Pensábamos que íbamos poder descansar pero esto continúa. De ahí la decepción y la sensación de impotencia.

2.- Refuerzo intermitente.

Funciona de la siguiente manera: Te dan un premio, “Esto va a acabar con las vacunas”, “Omicron es menos duro” , etc. pero luego volvemos a las mascarillas en exteriores, suben los contagios, etc. y esto nos causa un hartazgo total. Este refuerzo intermitente es el que utilizan las adicciones. Ahora te doy un premio pero luego tienes otras tantas situaciones en las que pierdes. En este caso sentimos que hemos perdido en libertad y en esperanza y esto nos lleva a un cansancio emocional.

Cansancio emocional en las relaciones

A todo lo anterior se une el cansancio en las relaciones. Está ocurriendo que muchas personas sienten que dan mucho en la relación y que no reciben lo mismo.

El encierro ha acentuado esta sensación, no nos relacionamos como antes.

Ultimamente vemos en muchas parejas con problemas el síndrome del jugador, que consiste en que, después de todo lo que he apostado, todo lo que he invertido en esta relación, y lo que he logrado con mi pareja, ahora no quiero perderlo. Esto aumenta el cansancio emocional y nos deja con pocas fuerzas para romper con relaciones que no funcionan. Paradójicamente, este síndrome produce más enganche.

Y a pesar de que vemos que no funciona, ese cansancio emocional, ese enganche nos impiden reunir fuerzas para tomar una decisión y terminar con esas relaciones.

Cansancio emocional y trabajo

Durante el confinamiento y durante toda la pandemia, con la fórmula del trabajo remoto hemos estado trabajando muchas horas en casa, a veces más horas que antes, sin tener una válvula de escape.

Muchos profesionales, además de trabajar más,  lo han hecho bajo la amenaza de que la empresa cierre o que los despida.

También ha habido una sensación de competencia con los demás compañeros por no saber lo que están haciendo los demás, no saber lo que está pasando en ese entorno y esa incertidumbre aumenta la sensación de cansancio.

Lo cierto es que tenemos muchos frentes abiertos y tenemos miedo.

Nosotros, en nuestra profesión como psicólogos también sentimos un cansancio emocional puro, porque estamos en contacto con las emociones de los demás. Nos obligamos a  dar mucho y sentimos una gran responsabilidad ante las personas que vienen a terapia con nosotros.

¿Qué podemos hacer con este cansancio emocional?

Partiendo de la idea de que es difícil de tratar, algunas pautas que nos van a ayudar son:

  1. Quitar todo lo superfluo, por ejemplo, si las redes sociales te agotan y te queman, déjalas, aunque solo sea de verlas. Evita todo lo que te pone de mal humor, triste, lo que te quita conexión con tu entorno y contigo mismo.
  2. Hacer ejercicio es bueno, pero tiene que ser suave. Lo suficiente para que tu cuerpo se active pero sin llegar a agotarte. A mí me ha funcionado y también a otras personas con las que he consultado, por ejemplo hacer menos minutos de lo que tengo establecido. Es decir, que si antes hacías 30 minutos, ahora puedes hacer 27 minutos, o menos repeticiones. A veces viene bien tirar la toalla, no queda más remedio, porque tú eres más importante.
  3. Quedar con personas que te nutran. Tengo tan poco tiempo y tan poca energía que tengo que escoger bien en que la gasto. Si te es posible, elige pasar tiempo con personas que no te roben energía, que no te enfaden, que no te agoten.
  4. Procura hacer actividades sencillas: leer, ver pelis que te nutran y te sienten bien. Recupera actividades que hayas dejado de hacer y que te gusten, pero poco a poco, a un ritmo agradable.

Tu cuerpo tiene que recuperar fuerzas pero sobre todo, tienes que recuperar la fuerza emocional para seguir caminando.

Puede ser complicado romper con esa inmovilidad. Puede parecer algo inalcanzable, pero si estás ahí, es bueno pedir ayuda.

INFORMACIÓN DE CONTACTO

  • +34 685 11 41 53

  • info@biosenseterapia.com

INSCRÍBETE EN NUESTRO CURSO DE FORMACIÓN

FORMACIÓN
Biosense Techrapia
MÁS INFORMACIÓN

Pide una cita

Si quieres contactar conmigo o pedir una cita, por favor rellena el siguiente formulario, me pondré en contacto lo antes posible

Acepto la Política de Privacidad
El responsable del tratamiento de sus datos es:
ALEJANDRO GONZÁLEZ
NIF: 13937044x
Email: info@biosenseterapia.com
Teléfono: 685 11 41 53