APRENDER A HACER COSAS VERSUS “FORMACIÓN CULTURAL”

Biosense-aprender

Esta semana he tenido dos conversaciones con colegas de profesión con las que me sentí muy identificado. Las conversaciones abordaban la calidad de formación de los cursos para psicólogos. En la primera, un psicólogo con experiencia me decía que él dejó de ir a cursos porque sabía leer y para que le dieran conceptos que podía leer por sí mismo prefería leer un libro en la comodidad de su casa. Me explicó que le interesaba nuestro curso de hipnosis porque quería aprender a hacer cosas. En la segunda conversación, estaba reunido con dos psicólogos y uno de ellos era, además, consultor. Uno me dijo que se indignaba en los cursos porque el nivel de formación era alto en lo teórico, peo bajo o inexistente en aprender y practicar el cómo aplicar técnicas. El consultor nombró la formación a la que había asistido últimamente como “cultura psicológica” con poco valor a la hora del rendimiento en el contexto terapéutico real.

Me identifiqué totalmente con estas visiones sobre los cursos de formación. Por mi parte, los cursos me recuerdan a las largas y aburridas clases del colegio por la tarde donde por más que empujaba la aguja de los minutos ésta parecía ir hacia atrás (creo que si hubiera nacido hoy me hubieran diagnosticado TDA).

De los cursos que he hecho me acuerdo como lo más práctico y más esclarecedor unos vídeos que pusieron sobre terapia familiar. Lo otro me valía para poco o bien poco porque ya me lo había leído y me dormía. Sin embargo, en los cursos que he realizado sobre hipnosis he echado en falta varios recursos para que las personas pudieran entender y aplicar este tipo de comunicación especial. Además, se agolpaban en mi cabeza diferentes preguntas:

¿Cómo podrán diferenciar mis compañeros entre un trance profundo, ligero o medio si no los están viendo?, ¿es posible aplicar bien la técnica sin haber experimentado uno mismo la hipnosis?, ¿puede un profesional captar el lenguaje corporal del paciente simplemente por la explicación de una diapositiva que se explica en cinco minutos?, ¿puedes entender lo que le pasa a un paciente en hipnosis si no te lo explica el mismo?, ¿de verdad se creerán hasta donde llega la hipnosis sin que una testigo les aclare que resultados reales ha conseguido obtener?.

Ante el convencimiento de que con esa metodología es muy difícil poder aprender a hacer hipnosis surgió la motivación de diseñar un curso.

Mi proyecto de formación se basó en dos ejes de acción. El primero es que el curso debe incluir todo aquello que ayuda a entender y practicar la hipnosis y el segundo es que debe responder a las preguntas e inquietudes que quedaron sin responder en otros cursos.

De esta forma, el proyecto se materializó en un curso que se basa en los siguientes pasos:

  1. Explicar los pormenores de como se hacen los diferentes tipos de hipnosis. Para ello, utilizamos:
  • Los clásicos Power Point.
  • Vídeos reales donde se aplican técnicas y que han tenido un efecto corrector. Los cuales paramos una y otra vez explicando el porqué de cada sugestión y los ajustes y cambios cuando nos equivocamos.
  • Testimonios de pacientes reales que explican que han sentido durante la hipnosis y como creen ellos que les ha ayudado la técnica.
  1. Practicar: Los asistentes practican entre ellos como hablar, como colocarse, como atender los gestos sutiles e inconscientes del compañero.
  1. Corregir: Se les corrige la entonación, colocación, así, como en la detección de los diferentes gestos, cambios de respiración y gestos sutiles que el paciente nos transmite de forma inconsciente.
  1. Repetir, repetir y repetir: En el curso, se “machaca” con la repetición de los términos y técnicas más básicas hasta que dejan huella en la memoria y se comprenden. Desde nuestro punto de vista, sin esta repetición es muy difícil que este conocimiento “cale” de verdad en los asistentes.

Esta es la filosofía con la que se construyo el curso y la que deberían, a nuestro entender, tener los cursos que te enseñen a hacer terapia y no a tener más cultura psicológica.

Por cierto, si te prometen enseñarte a hacer hipnosis en un fin de semana no estamos hablando de lo mismo. En un fin de semana puedes aprender a utilizar una técnica. Usando una metáfora seria como aprender a conducir en un fin de semana. Puedes aprender a meter las marchas, encender el coche o manejar los pedales, pero no a conducir. Aprender a hacer hipnoterapia sería como conducir por pista mojada con obstáculos.

Y si hablamos de hipnosis eriksoniana y el manejo del lenguaje del inconsciente sería como en un fin de semana aprender navegación coger tu solo un barco e irte a Ibiza: un placer, pero un imposible.

Recuerda que la hipnosis es una herramienta potente, eficaz y que te va a ayudar mucho en tus terapias, además, de darte satisfacción profesional. Los profesionales que asisten a los cursos muestran gran satisfacción y alegría con la consecución del primer resultado en consulta. Sin embargo, hay que tener claro que es una habilidad de comunicación compleja y que necesita de un método de formación experiencial de media a larga duración.

INFORMACIÓN DE CONTACTO

  • +34 685 11 41 53

  • info@biosenseterapia.com

INSCRÍBETE EN NUESTRO CURSO DE FORMACIÓN

Biosense Techrapia

Pide una cita

Si quieres contactar conmigo o pedir una cita, por favor rellena el siguiente formulario, me pondré en contacto lo antes posible

Acepto la Política de Privacidad
El responsable del tratamiento de sus datos es:
ALEJANDRO GONZÁLEZ
NIF: 13937044x
Email: info@biosenseterapia.com
Teléfono: 685 11 41 53